Gobernador de dos años

0
184
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

El adverso y complicado escenario político que enfrenta el partido gobernante en Tamaulipas, Acción Nacional (PAN), acerca cada vez más la posibilidad de que la próxima sea una gubernatura de dos años.

De hecho, se trata de una inquietud que durante los últimos días ha cobrado mayor fuerza entre la burocracia tamaulipeca, y sobre todo, entre los grupos de poder panistas.

¿De quién depende el tamaño del siguiente periodo gubernamental? Legalmente es una decisión que deberá tomar el pleno del Congreso del Estado, pero en la realidad será el PAN, y particularmente el Gobernador, quien decidirá al respecto.

¿Por qué? El PAN tiene mayoría en el pleno del Congreso del Estado y en consecuencia es él quien decide qué sí y qué no recibe la aprobación de la asamblea parlamentaria.

Además, una decisión de ese calibre debe salir directamente del primer panista del Estado.

Bajo ese razonamiento, si los panistas determinan que la siguiente gubernatura sea de dos o seis años, así será. No habrá forma de impedirlo.

La decisión dependerá de qué tantas posibilidades vean de mantenerse en el poder.

El tema aquí es que, como le decía al inicio, existe un ambiente complicado y adverso que estará empujando al partido gobernante a optar por una gubernatura de dos años.

Uno de esos factores es la complicación del escenario político para el panismo tamaulipeco, sobre todo por la embestida que está recibiendo desde el Gobierno federal y desde el mismo Morena.

El proceso de desafuero contra el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, es apenas un ejemplo de cómo la Federación busca debilitar al PAN tamaulipeco, en un evidente intento de allanar las condiciones políticas para en el 2022 hacerse de la gubernatura.

Frente a ello, pensando en un eventual escenario de derrota, el PAN podría optar por acortar el siguiente periodo gubernamental a dos años, para retomar aire y buscar la recuperación en el 2024 del cargo estatal más importante.

Hay quienes sostienen la tesis de que en realidad serán los resultados del seis de junio próximo los que determinarán lo conducente en ese tema, pero en lo personal difiero de ello.

Podrían ser definitorios, siempre y cuando Morena lograra arrebatarle al PAN la mayoría en el Congreso, lo cual es simplemente absurdo. Es tan enorme la división entre los morenistas, que no solamente no ganarán el control del máximo órgano legislativo, sino que verán reducida su bancada.

En ese sentido, soy un convencido de que la gubernatura de dos años para Tamaulipas está decidida, porque el panismo entró en una espiral debilitante que no parará mientras Morena, como partido en el Gobierno federal, no pierda fuerza.

Solo como un apunte técnico habrá que recordar que recortar la gubernatura a dos años se justifica con el argumento de empatar esa elección con una federal (la del 2024), como ya se hizo con las elecciones para diputados y alcaldes. Los tamaulipecos elegiríamos en el 2022 un gobernador y regresaríamos a las urnas en el 2024 para lo mismo.

Pero insisto: no hay obligación de que Tamaulipas empate la elección de gobernador con el proceso federal del 2024.

El ex magistrado electoral, Edy Izaguirre Treviño, lo sintetiza bastante claro: “No hay obligación de recortar el próximo periodo del gobernador, pero si la soberanía lo quiere hacer no tiene impedimento. El único requisito es que la reforma respectiva debe quedar lista 90 días antes de que inicie el proceso electoral”.

Recordó que la reforma del 2104 a la Constitución Política de México estableció como obligación de los estados hacer concurrente al menos una elección local con la federal, y en el caso de Tamaulipas, en 2015 se empató la elección de ayuntamientos con la federal y con ello se dio cumplimiento al mandato establecido en el artículo 116, fracción cuarta.

Posteriormente, Tamaulipas hizo concurrente con la federal la elección de diputados, pero ya fue por decisión propia y no por obligación constitucional y legal.

“Por supuesto que en uso de su soberanía el Estado de Tamaulipas puede emparejar con la federal la próxima elección de Gobernador, pero el requisito Constitucional quedó satisfecho en 2015”, aclara.

Así andan las cosas.

[email protected]