La guerra sucia se da ‘en el aire’

0
94
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

A ocho días de iniciadas las campañas por cargos locales, las redes sociales se desataron. Nada nuevo no esperado.

Chismes (algunas veces ciertos) y “fake news”, están a la orden del día, como la falsa renuncia de la secretaria de Obras Públicas, Cecilia del Alto López.

Digamos que la guerra sucia no es en territorio sino en el ciberespacio y a través de móviles. El que tenga más granjas de “bots”, perdón amigos, será el que la gane. Son las benditas (o malditas) redes que ayudan a candidatos pero también destruyen honras en un minuto.

Lo pronosticado. Los participantes sabían que no era un día de campo y, si no aguantan “vara”, comenzarán a perder puntos. En política el que se enoja pierde. Pero no es una guerra de diez u ocho partidos sino de dos, Morena y PAN, los únicos con posibilidad de ganar. Cada quien tiene bien articulada su sección de redes.

Van a la una y una. Operadores de un bando y otro hacen que Facebook cierre cuentas fantasmas, pero al día siguiente nacen más como el monstruo de mil cabezas. La empresa del pajarito no vende publicidad aunque sirve de instrumento de ataques.

Faltan 40 días de campaña y la basura llega con todo por Internet, aparte de los medios electrónicos, radio y televisión, a los que el INE obliga a difundir miles de spots de gorra.

Los medios tradicionales publican boletines de algunos candidatos, firmados para que no se sospeche que son inserciones pagadas, pero el gran torrente llega a través del espacio.

Todos prefieren pagar en redes a comprar espacio en impresos y portales noticiosos, lo cual está permitido y disponen de un holgado “tope” de gastos autorizado ¿darán en el blanco? El “amarre” de votos es en territorio, en efectivo, despensas o por presiones, y no por convicción o sensibilidad mediática.

Confirmado que el PAN no necesita a los medios de comunicación. No los necesitó en el 2019 y ganó 21 de las 22 diputaciones locales. No los necesita Morena que piensa que el voto es razonado y democrático. No gastan en publicidad en tierra. Nunca se acercarán a los “topes” máximos por temor a que el INE invalide comicios y candidaturas.

Por ejemplo, la contienda por la presidencia de Matamoros autoriza un gasto de 20.7 millones de pesos, y la de Victoria 12.5 millones, a los que oficialmente nunca llegarán para no correr riesgo ante los fiscalizadores  “de hierro” del Instituto.

Manejar redes conlleva un doble filo. Por un lado pagan para que aparezcan sus promocionales, y por la otra les tunden los contrincantes. Y, cuando las cuentas se cierran, vienen los grupos de “watsapperos”.

Si mencionamos a la Capital, los más duros “memes” los han recibido el panista Arturo Soto, por una diputación local, y el morenista Eduardo Gattás, que va por la presidencia. Sin embargo la que se quejó y pidió esquina es Pilar Gómez, que aspira a la repetición en la silla del 17 Hidalgo.

Bien dicen en el argot que, para ser político, se necesita tener una piel muy gruesa, acorazada para soportar los golpes.

Cierto aquello que, si alguien perdió o no sabe de su padre, si se mete a la política le dirán quién es y de dónde viene, lo mismo que si ignora quién le está ganando con su mujer.

Más les vale a los que andan en la “grilla”, que se aguanten. La política es sucia en todo tiempo y en todo lugar. Puede separar matrimonios y generar odio entre familias, independiente de si ganan sus “gallos” o no.

A una semana de proselitismo, lo que vemos es la compra desmedida de espacios en redes y ninguna I.P. (inserción pagada) en prensa, lo que no quiere decir que no esté la mano de los operadores.

Por cierto, en esa primera semana se ve que hay nerviosismo del PAN por Matamoros. De los 43 ayuntamientos, según el reporte que envió al INE, ha gastado la cifra más alta en billetes, 1.8 millones de pesillos.

Es uno de los municipios más “grandes”, pero también donde la intención del voto favorece más a Morena. Es la cifra que reportaron. En los hechos nunca sabremos cuánto gastó cada candidato.

Más. Los azules reportan haber desembolsado un millón y medio para apoyar a su abanderada por nuevo Laredo, Yahleel Abdala Carmona, otra de sus preocupaciones. El “tope” es de 16.0 millones que les dará para inundar de promociones por redes.

Da pena decirlo pero la priista tampiqueña Mercedes del Carmen Guillén Vicente, mandó informe diciendo que lleva gastados 20 mil varos. Es un tema que mejor luego abordamos.

En otros asuntos, el tema de prevención del acoso y hostigamiento sexual llegó a la UAT que, a través de la Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano, llevó a cabo una jornada con el objetivo de brindar a la comunidad estudiantil la información necesaria.

La conferencia “Hostigamiento y acoso sexual en el ámbito escolar”, fue impartida por la doctora Mariana Juárez Moreno, quien abordó desde la perspectiva laboral, escolar, familiar y de pareja, a la obstétrica y en el ámbito comunitario.