Manejo de la crisis

0
204
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Clemente Castro González.-

Si nos atenemos a la lógica, es inevitable el Juicio de Procedencia en contra del gobernador, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, en base a un expediente que fue presentado por la Fiscalía General de la República (FGR) el 23 de febrero.

De ahí que la Comisión Instructora, que preside el diputado PABLO GÓMEZ ÁLVAREZ, le dará para adelante al “desafuero” y se hará cosa juzgada, con el voto de morenistas y sus aliados, en el pleno de la Cámara de Diputados, en la presente semana.

La resolución se encuentra perfilada, por lo que no habrá marcha atrás o salidas laterales.

Más bien el “asegún” está en la interpretación que le de el Congreso tamaulipeco, de mayoría panista, a lo que determinen los legisladores federales.

Y, sin el ánimo de ser simplista, tampoco hay que tronarse el cerebro para inferir que los que “parten el queso” en la Legislatura local darán el aval a su compañero de instituto y jefe político, en defensa del Estado Libre y Soberano.

La consecuencia será un choque frontal en cuanto a interpretaciones, medición de fuerzas y utilización de recursos jurídicos entre “el centro y la periferia”.

Ello podría llevar algunos meses, si fuera el caso y, al final de cuentas, lo más probable es que se imponga la postura federal y que, si se cae en el extremo, se adopten medidas en esa magnitud que tengan efectos para el propio Congreso de la entidad.

De modo que GARCÍA CABEZA DE VACA, al que se le reconoce la actitud de nunca dar su brazo a torcer, tendrá que pensar con frialdad, a fin de hacer un repliegue estratégico y no ir por “todo o nada”.

Lo anterior le podría permitir, si logra defenderse en lo legal, ser el fiel de la balanza en las determinaciones de fondo que se tomen en la entidad, de aquí al 2022 y ver más allá.

Cierto que el mandatario puede asumirse en calidad de perseguido político y refugiarse en el vecino país del norte y desde allí desplegar sus alegatos y lucha. Aunque esa condición no es sencilla de acreditar.

Si los “vientos soplan a su favor”, quizá GARCÍA CABEZA, sin dejar la trinchera interna, tenga probabilidades de tumbar las acusaciones que se le hacen y, de ser así, allanaría el camino para el 2024, en tanto que se asume presidenciable.

En ese sentido, no se duda que calcule bien los pasos a dar en la compleja circunstancia en la que esta inmerso. Y si opta por flexibilizar su postura podría marcar línea, a fin de nombrar gobernador sustituto a un personaje que sea de su confianza.

Sobre el tema se mencionan varios nombres, por ejemplo el del presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso y candidato a diputado federal, GERARDO PEÑA FLORES, al igual que el munícipe de Tampico, JESÚS NADER NASRALLAH y el secretario de Desarrollo Económico, CARLOS GARCÍA GONZÁLEZ.

En cuanto al primero, si bien es cercano al Gobernador, sacarlo de su dinámica significa que quedaría fuera para competir en el relevo del 2021 y esto limita las opciones del grupo en el poder.

Asimismo, recurrir a “CHUCHO” es cortar la reelección del tampiqueño y abre la posibilidad de que, en la ciudad y puerto, los rebasen por la izquierda.

Entre las limitantes de CARLOS se encuentra su marcada egolatría y, la de mayor peso, es que no pertenece al “cuadro chico” del mandatario.

También suena la alcaldesa de Reynosa, MAKI ORTIZ DOMÍNGUEZ, alguien que no goza del afecto de GARCÍA CABEZA DE VACA, y la panista le corresponde.

Ahora que si se sigue la directriz implementada en el proceso electoral, en el cual se ha recurrido a priistas para fortalecer el proyecto de Acción Nacional, no es descabellado que pueda fijarse la vista en alguien con este tipo de perfil, a condición de que existan lazos vinculantes con la jefatura política.

De ser así, uno de los idóneos es el ex diputado y ex alcalde tricolor, ÁLVARO VILLANUEVA PERALES.

Sí, al mismo que se le acaba de ver con el gobernador GARCÍA CABEZA DE VACA, en una cascarita de futbol soccer, el sábado anterior, teniendo contacto con la “raza”.

Se trata de un empresario exitoso que se sumó al los vientos de cambio desde el inicio de la contienda, mediante la que se dio la alternancia.

VILLANUEVA PERALES es cercano a la familia de jefe del Ejecutivo y, de tiempo atrás, ha cuerpeado el ascenso político de la candidata a la Alcaldía de Victoria, PILAR GÓMEZ LEAL.

Es pertinente agregar que el priista conoce de política; sabe administrar bien su imagen pública; se mueve en los sectores pudientes y populares y es proclive a la negociación antes que la confrontación.

Lo cierto es que los días por venir serán fundamentales para el presente y futuro de Tamaulipas.

 

AL CIERRE

Hay candidatos a diputados locales que se cuelgan de lo que hacen los y las aspirantes a las alcaldías.

Entre estos anote al diputado federal con licencia, MARIO RAMOS TAMEZ quien, de manera oportunista, se pega al trabajo proselitista de la candidata del PAN, PILAR GÓMEZ LEAL.