Candidatos… sin miedo

0
35
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
No obstante a los hechos, de los que sean víctimas candidatos a cargos de elección popular y dirigentes de partidos políticos, todavía no se iguala al número de solicitudes de seguridad que se tuvo en el proceso de 2018.

De hecho, incluso cuando hay más candidatos a alcalde como a diputado local en esta elección, en la de 2018 fueron seis los aspirantes que demandaron a la autoridad electoral seguridad para realizar sus actividades de promoción del voto, estableció Juan José Ramos Charre.

El Presidente del Instituto Electoral de Tamaulipas (Ietam) dijo que se sigue al pendiente de las solicitudes que pudieran llegar por parte de candidatos o directivos de partidos, para canalizarlas a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Lo anterior, tras el intento de secuestro a la secretaria general del PRI Mayra Ojeda, las amenazas de muerte a la candidata del Partido Acción Nacional (PAN) Pilar Gómez Leal y el crimen del aspirante a diputado local por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) Francisco Gerardo Rocha.

A quienes se les canalizó la solicitud y ya cuentan con seguridad para realizar sus actividades de promoción del voto, incluso antes de que iniciara el periodo para hacer campaña, indicó Ramos Charre que hasta ahora no existe ningún reclamo.

Desconoció a ciencia cierta si la seguridad que reciben es en casa, personal o bien, durante los recorridos de promoción del voto que realizan en calles de colonias, fraccionamientos o ejidos, tomándose en cuenta que es una estrategia que define la SSP.

El Presidente del Ietam señaló que este tipo de vigilancia la traerán o tendrán los candidatos hasta que pase la elección, se conozcan los resultados y posiblemente, en la entrega de constancias de mayoría a los ganadores.

Sobre la seguridad de quienes forman parte de la estructura del Instituto, es decir consejeros estatales, distritales y municipales, declaró que hasta ahora ninguno de ellos ha recibido amenazas y siguen cumpliendo con su responsabilidad.