Américo, Enrique y otro más…

0
108
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Pues a mis muy dilectos amigos y uno que otro adversario, os comunico… Que, en ya muy próximas fechas, en los añejos patios de la actual casa del arte, patios repletos de ceibas como laureles de la India y ante la presencia de algunos escasos amigos, se presentará el aburrido libro VICTORIA Y SUS PERSONAJES, personajes que por su simpatía y don de gentes los inmortalizaré.

Gerardo Campos.-

Pues a partir de ya.

Se vislumbran tres candidatos para el gobierno de Tamaulipas que se ejercerá del año 2024 al 2030 de la era cristiana.

Eso contando al probable candidato del PAN, que pudiera ser GERARDO PEÑA del Congreso o bien de alguna bien manejada Presidencia Municipal.

El primer destapado lo fue el médico AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, quien actualmente, aunque usted no lo crea, funge como senador por Tamaulipas.

Fue el odioso y nada carismático presidente del partido Morena quien, andando por tierras sinaloenses, prácticamente lo señaló como el casi seguro candidato a Gobernador por nuestro Estado.

¿Pero quién es AMÉRICO…? Es homónimo de quien fuera Gobernador de nuestro orgulloso como bravío estado. En las lejanas épocas en que aún se daba el importante nombramiento desde el SANBORNS de los azulejos.

Llegó de la Ciudad de México casi como médico titulado y especializado en Cardiología. Instalando su consultorio particular en la calle entre 18 y 19 Hidalgo.

En una ocasión fui a tratar de consultarlo, pero no lo encontré y ya no regresé. Como acostumbro a hacerlo. Después, supe que estaba trabajando en el Hospital General, pero NUNCA tuve oportunidad de verlo.

Pues mire usted.

Aun cuando es algo por demás sabido, para quienes han andado en la política desde las épocas de griegos y romanos.

Y si lo duda, pregúntele al insigne PORFIRIO MUÑOZ LEDO.

Un político que aspira a ocupar un cargo de representación debe de contar con la CONFIANZA de la gente, del populacho.

Y esto que se dice rápidamente y sin pensar. En los abruptos terrenos de la realidad, es muy difícil de lograr.

Es la más importante de las razones por las que ANDRÉS MANUEL llegó a la Presidencia de la República.

Viajó a todo lo largo y ancho del antes llamado cuerno de la abundancia, hablando con todo tipo de gente, desde humildes boleros hasta cantantes de los camiones de pasajeros.

Al poblado más insignificante llegaba el obcecado y necio de ANDRÉS MANUEL, a hablar con quien lo quisiera escuchar…

Y al verlo la gente tan de cerquita, quiérase que no le fue agarrando CONFIANZA.

Ahorita que andan los candidatos desatados tratando de ser escuchados, que llegan a las colonias y poblados más alejados, tratando de ganarse la CONFIANZA del populacho. La cosa se ve difícil. Por la razón de que el populacho sabe que va a ser la ÚNICA vez que verá al candidato, porque ya llegando a la presidencia o a la diputación NO LO VERÁ MÁS… NUNCA MÁS.

Ese fue el éxito de ANDRÉS MANUEL para llegar a donde llegó.

Pero una vez llegando el candidato a la Presidencia o Diputación, la CONFIANZA se debe refrendar con HECHOS.

Cosa en la que ha fallado rotundamente el hombre de las MIL MENTIRAS.

Bueno… Pues el senador AMÉRICO NO goza de la CONFIANZA ya no se diga de los tamaulipecos. No se ha ganado la confianza de los victorianos, en los casi TREINTA AÑOS que tiene de vivir entre nosotros.

A AMÉRICO nunca se le ha visto en el mercado ARGÜELLES comprando aguacates, elotes o tomates, como veíamos a su sencillo padre… No se le ha visto correr en el Estadio Victoria ni por la calle diecisiete.

No se le ha visto caminar por la calle Hidalgo, muy cerca de donde está la casona donde vivieron sus abuelos DON CIPRIANO y DOÑA ORALIA.

No se le ha visto en fiestas, kermeses ni mucho menos en velorios.

No va ni a las fiestas familiares, según cuentan sus parientes más cercanos.

En una palabra.

AMÉRICO es un tipo difícil de socializar.

AMÉRICO es un tipo de pocos amigos.

AMÉRICO es un tipo, según dicen los que lo conocen. Agarrado a morir, duro muy duro con los centavos.

Un hombre carente de iniciativa. No se sabe de alguna promoción a favor de los tamaulipecos en su función Senatorial.

Para bien terminar. AMERICO no es hombre de CONFIAR.

Y es lo que menos necesita Tamaulipas en estos difíciles momentos.

En próxima ocasión, hablaremos de ENRIQUE.

UN MAL RECUERDO

Hará unos pocos lustros.

Fungí como responsable de la dirección jurídica del organismo que se encarga de proveernos del líquido vital por excelencia.

En aquel no tan lejano entonces, era director administrativo quien hoy día, es el titular de la importante dependencia. GUSTAVO RIVERA RODRÍGUEZ.

Recuerdo y bien que recuerdo, que cuando íbamos GUSTAVO y el que escribe a dizque pelear con el sindicato por cosas del Contrato Colectivo. Las autoridades laborales nos conocían como los funcionarios BLANDENGIUES, pues todo lo concedíamos, todo lo aceptábamos sin discutir.

Poco tiempo después, GUSTAVO fue nombrado gerente de la COMAPA cuando las aguas de la peñita eran puras y diáfanas.

Al poco tiempo, por el buen trabajo realizado, se otorgó un premio y reconocimiento a la COMAPA VICTORIA por parte del Congreso Federal, reconocimiento que se iba a otorgar en la Ciudad de México GUSTAVO me pidió que lo acompañara a recibirlo, lo cual acepté gustosamente.

Al llegar al aeropuerto de Chilangolandia, nos íbamos a ver con quien fungía como Secretaria General de Gobierno en ese entonces y quien INDEBIDAMENTE recogería la mencionada presea. La nefasta Carmen Guillén Vicente – obsérvese que pongo su nombre en letras minúsculas– mejor conocida como paloma o mejor le quedaría lo de ZOPILOTONA. Nos vimos para almorzar en uno de los tantos cafés que ahí subsisten. Cuando llegamos ya se encontraba la secretaria GUILLÉN almorzando acompañada de su esposo, un correcto y educado abogado poblano, quien nos saludó y nos invitó a sentarnos. La maleducada funcionaria ni volteo a vernos, se la pasó leyendo el periódico e ignorándonos totalmente.

Al poco rato, nos paramos de la mesa, despidiéndonos del correcto compañero de la MAMONSISIMA funcionaria.

Ya entre nos, comentábamos el desagradable momento que nos hizo pasar la maleducada Señora, concluyendo GUSTAVO con el siguiente comentario “no hay fijón licenciado, recuerde que A QUIEN OBRA MAL… SE LE PUDRE EL…”. Últimamente he tenido conocimiento de que la señora GUILLÉN padece de grave incontinencia…

Pero esa mala experiencia

Nos sirvió para reforzar más nuestro endeble carácter…

CONSUMATUM EST…