¿El acueducto va?

0
87
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

BUENAS INTENCIONES.- No sabemos si al final concretarán la obra, pero al menos desde el Gobierno federal comienza a haber buenas señales para la construcción de la segunda línea del acueducto “Guadalupe Victoria”, que le pondría fin al suplicio de agua que padecen los victorenses.

Este martes por la tarde, el titular del organismo de cuenca Golfo Norte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Felipe de Jesús Chiw Vega, confirmó que la obra está autorizada.

“No le vemos problema para realizarla”, contestó a los reporteros durante una conferencia de prensa virtual.

Detalló que la Conagua regresó el proyecto al estado, para que atendiera algunas observaciones, y una vez subsanadas se le dará trámite.

Aclaró que no hay fecha todavía para el inicio de la obra, y de los recursos que se requieren, y que se estiman en mil 800 millones de pesos, no supo precisar de dónde saldrán.

Como se ve, el tema es incierto, pero al menos en el discurso oficial ya se dice que el acueducto va.

Esperemos que no sea una mera estrategia con fines electorales, y que después de la elección del seis de junio nos salgan con que siempre no, porque no hay dinero.

A SUFRIRLE. – Por cierto, vienen meses muy complicados para los victorenses con la crisis del agua.

De acuerdo con el mismo titular de la Conagua en Tamaulipas, el pronóstico de lluvias para el 2021 es muy desesperanzador.

“Será uno de los años más secos de la historia”, anticipó.

Como consecuencia de ello, es inevitable el agudizamiento del desabasto de agua en Victoria, por el agotamiento de los pozos acuíferos.

Para complicar más las cosas, la presa “Vicente Guerrero”, que abastece de agua a más de la mitad de los capitalinos, se encuentra apenas a un 41 por ciento de su nivel de almacenamiento.

Chiw Vega niega que el bajo nivel de la presa ponga en peligro el abasto de agua para Ciudad Victoria, pero hay expertos en temas hidráulicos que sostienen lo contrario.

Sobre todo, explican, si el nivel de vaso lacustre sigue decreciendo.

El punto es que habrá mucho sufrimiento en Victoria por la falta de agua en los hogares. Eso les costará bastantes votos a algunos candidatos.

MEDALLAS AJENAS.- Entre divertido y asombrado escuché antier al presidente, Andrés Manuel López Obrador, presentar la radiografía de homicidios en el territorio nacional.

“Hemos logrado bajar los homicidios en estos estados…”, explicó ufano, para luego enumerar una media docena de entidades donde, según él, la incidencia de asesinatos marca una ligera tendencia a la baja.

Con ello, el mandatario intentaba minimizar el hecho de que, con 115 casos, marzo se haya convertido en el mes con más homicidios dolosos en la historia del país.

El asunto es que, resulta absurda la referencia de, “hemos logrado bajar los homicidios”, simplemente porque el Gobierno federal no tiene ninguna estrategia contra la inseguridad pública, que le permita colgarse esa medalla de la disminución de crímenes en una mínima zona del país.

El oscilamiento de alza y baja de la incidencia criminal tiene diversos factores que lo originan, pero entre ellos no figura para nada el trabajo del Gobierno. Para decirlo más claro, el Gobierno es un cero a la izquierda en ese rubro del combate a la inseguridad. Esa es la lastimosa realidad.

ASI ANDAN LAS COSAS.

[email protected]