Aún soy niño

0
22
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Alicia Caballero Galindo.-

 

“En cada niño nace la humanidad.” Jacinto Benavente

 

“Cuando el niño destroza su juguete, parece que anda buscándole el alma.” Víctor Hugo

 

“El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él, y que le hará mucha falta.” (Pablo Neruda)

 

-¡Anda! ¡Ven y acuéstate conmigo en el pasto! Veamos las nubes correr e imaginemos a lo que se parecen.

Cuántas veces hemos escuchado esta invitación y… ¿cuántas hemos accedido a ese deseo?… a medida que los años corren, la ciencia avanza, los juegos infantiles se convierten en aparatos electrónicos, castrando la imaginación e induciendo a los pequeños a la violencia, las luchas y más.  ¿Blanca Nieves? ¿El gato con botas?… jajaja ¡esas son boberías! Mejor juguemos Mortal Combat, por cierto, ya pasado de moda porque todos los días, surgen nuevos productos de la misma especie, y, si quieren estar “al día”, deben adquirirlos, han simplificado la compra de tales juegos, al grado, que, en una tienda de conveniencia, pueden hacer la compra electrónica. ¿El balero?, ¿construir y elevar un papalote? Jajaja, mejor un dron que hasta puede tomar fotografías…

Definitivamente estoy a favor del progreso, la ciencia y los avances tecnológicos, que facilitan la vida moderna, pero, los niños de hoy, igual que los de todos los tiempos, necesitan desarrollar su fantasía natural, saludable y espontánea, convertir en guerreros, ramas secas del árbol de su patio, construir canales y presas en días de lluvia, acostarse en el pasto en noches estrelladas y buscar estrellas fugaces que los abuelos llamaban pajillas, en lugar de ver películas de muertos vivientes y guerreros que cortan cabezas. ¿Cuántos de ustedes queridos lectores, identifican la Osa Mayor, La Osa Menor, Marte, la Vía Láctea en noches sin nubes y suficiente oscuridad…?

El problema de los padres de hoy, es que están tan preocupados por el bienestar económico de la familia, que olvidaron ser niños y escondieron tras sus preocupaciones actuales, su fantasía y el niño interior que perece lentamente abrumado por una realidad aplastante. Los hijos, que son el motivo de sus congojas, son  quienes pagan caro este precio.

Hoy es Día del Niño, debemos festejarlo y buscar en el fondo del ser, ese niño que todos llevamos dentro, ¡no lo dejemos morir!, enseñemos a los niños de hoy, a cultivar su innata imaginación, sana y fecunda y gocemos con ellos de la maravilla de ser niños.

 

¡ATRÉVETE!

Atrévete a danzar en la lluvia

y a soñar, bajo las nubes que corren.

Toma la rama seca de tu árbol

cabalga en tu imaginación

cual noble caballero.

Atrévete a reír a carcajadas

mécete feliz

en el viejo columpio

cobijado por la fronda

y salta

para que pienses que vuelas.

Escucha el trino del gorrión

posado al pie de su nido

e imagina la ventura

de ser libre

y mirar el cielo desde el aire.

Deja salir tu alma de niño

limpia el corazón de lastres

ilumina con esperanza el camino

recuerda

el ejemplo, es fuerza que educa.

 

SUEÑO

Anoche cuando dormía

de pronto empecé a soñar

me miraba en el espejo y ¡crecía!

¡grande! Como papá y mamá.

Pero de pronto me puse a pensar

que siendo grande ya no tendría

las manos tibias de mi mamá

que me despiertan con dulce caricia.

Y por las noches no escucharé

cuando me duermo historias bellas

y nunca soñar podré

en alcanzar las estrellas.

¡Esas ideas me hicieron despertar!

pues de ser adulto, aun no es tiempo

¡me gusta ser niño y jugar!

tenderme en el pasto y mirar al cielo.

Pero lo que más me gusta, mamita

es dormir tranquilo entre tus brazos

mirar en la cara tu dulce sonrisa

y sentir que soy por ti bien amado.