A punto de perder miles de cabezas de ganado

0
47
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Las escasas precipitaciones pluviales en la mayor parte del estado han ocasionado una condición corporal más baja del ganado, que de persistir la sequía podría traer decesos, admitió Julio César Gutiérrez Chapa.

El presidente de la Unión Ganadera Regional de Tamaulipas (UGRT) reveló que hasta ahora no hay mortandad de ganado a causa de las condiciones que impera en el campo tamaulipeco, sobre todo en los municipios donde por tradición se dedican a esa actividad.

No obstante, a cada una de las asociaciones locales ganaderas, adheridas a la Unión, se les ha pedido un informe sobre el número de cabezas de ganado que en un momento dado hayan muerto a causa de la sequía atípica que se arrastra desde hace años.

Lo anterior, luego de que en redes sociales se diera a conocer la muerte de cabezas de ganado en municipios de la zona temporalera como Ciudad Mante, Gómez Farías, Ocampo y otros, resultado de la falta de alimento y agua en el campo.

Gutiérrez Chapa consideró que de una u otra forma, los productores adheridos a la Unión han vivido etapas de esta naturaleza en años anteriores, de tal forma que también saben qué hacer para hacer frente a una situación de este tipo.

El líder de los ganaderos organizados admitió que ante la falta de alimento y agua en el campo, el ganado empieza a perder volumen (peso) y por consecuencia, viene el deceso de los animales.

Incluso hay ocasiones en las que muere el ganado, representando una pérdida económica que ya no se recupera, señaló.

Para evitar que se dé la muerte de ganado, reiteró que la Unión ha gestionado ante el Gobierno del Estado la entrega de algunos productos subsidiados, con el objeto de que los productores hagan frente a estas circunstancias y se preparen para lo que pudiera venir.

La idea es apoyar a los ganaderos con la entrega de pacas, melaza y sales minerales con las que se refuerce la alimentación del ganado, para que resista mejor las altas temperaturas, en espera de que mejoren las condiciones con la presencia de lluvias.