Celebran al albañil en su día

0
80
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tam.-
Como cada año, el tres de mayo se conmemora el Día de la Santa Cruz y hoy como es costumbre y a pesar de que es lunes (y como ellos dicen, ni las gallinas ponen), en las obras se miran las cruces adornadas en señal de festejo y para protección del trabajo de los maestros albañiles.

Con conocimientos de lógica, matemáticas y hasta de ingeniería, los más de cien mil 200 maestros albañiles hoy se encuentran en una crisis que se ha extendido por más de un año, primero por la economía y falta de obra y después por la propia pandemia que les ha pegado severamente.

En la frontera y en la zona sur de la entidad es en donde mejor les va, pues es donde existe un poco de obra y esperan que en este tiempo se incremente. No obstante en el resto de la entidad, ni los ayudantes de albañiles ni los maestros albañiles apenas si han logrado superar esta situación.

Ellos ya no ven lo duro, sino lo tupido, no hay quien les haga fuerte y dependen de las recomendaciones de voz en voz, pues como gremio, están abandonados por la autoridad y hasta por sus representantes.

Si bien es cierto, según señala don Juan Fuentes, las condiciones laborales han cambiado mucho y ahora hasta acceden al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la paga sigue siendo injusta si se considera que son quienes levantan desde una banqueta hasta una casa entera.

Y aunque entienden que las condiciones económicas son adversas en todas partes, lo cierto es que siguen batallando y el escenario no pinta para mejorar, pues ni siquiera hay grandes proyectos del gobierno o la iniciativa privada que hagan aterrizar las fuentes de empleo.

Un dato importante es que según la nueva CROC se han rechazado participar en la construcción de obras por los sueldos de miseria que pretenden otorgar.

En la Capital, no les queda de otra, por ejemplo, la Unión de Obreros y Trabajadores de la Construcción a veces por semana reciben hasta 950 pesos o hasta menos, y eso incluye todas las ramas, desde los carpinteros, detallistas, yeseros y demás.

Los constructores se están aprovechando de la crisis y cada vez reducen más los sueldos. Pro ejemplo, deben estar percibiendo unos mil 600 o mil 500 pesos a la semana; sin embargo, la incertidumbre y la propia necesidad los obliga a tomar empleos de menos de 900 pesos por semana.

“En Victoria no hay mucho trabajo para los compañeros, pues hay gente que les está pagando la mano de obra muy barata y se aprovechan que tienen la necesidad que tienen de llevar un ingreso a sus familias… eso sin duda es deplorable”.

En promedio, un albañil debe ganar a la semana entre mil 500 y mil 600 pesos, en muchos casos solo les pagan 900. “Nosotros traemos salarios de mil 300 a mil 400 por semana, pero hay  gente que apenas paga eso, generalmente son los que andan construyendo viviendas”.

La CROC señala que ni siquiera tienen justificado el mal pago, pues los materiales no han subido como en otros tiempos, por ejemplo la  varilla, que actualmente  se vende en 104 pesos, costo que no ha variado desde el 2020.

En cuanto a otros materiales para la construcción e insumos, están en los mismos costos, aproximadamente.

En la zona sur del estado hay hasta cinco mil trabajadores de la construcción desempleados lo que significa al menos la mitad de los que están agremiados en la Confederación de Trabajadores de México.

En los últimos dos años, esa cifra ha sido la más alta, pues hubo años en los que el desempleo solo les pegaba al 30 o 35 por ciento de los cetemistas.

Dicha obras va a garantizar trabajo en la recta final del año, el cual ha sido muy complicado debido a la crisis sanitaria, lo cual ha llevado a los obreros a buscar otras oportunidades para poder mantener a sus familias.

En comparación con otros años, al menos les quedaba la esperanza de la apertura de más tiendas de autoservicio, lo que significaban más de cien empleos directos para la construcción, pero ahora ni eso hay.

“En la Capital se están llevando a cabo algunas obras, pero son pocas, en comparación con otros años”.

Ahora bien, los albañiles también esperan que la Federación pueda aportar más recursos a los municipios de Tamaulipas, para que se pueda contar con obras.

DÍA DEL ALBAÑIL

Aunque no existe una versión oficial del origen del Día del Albañil, la tradición versa que el festejo se lleva a cabo cada tres de mayo, cuando en cada obra se erigen las cruces en señal de bendición y para que los obreros terminen su obra con bien y sin bajas.

El tres de mayo se le conoce como el Día de la Santa Cruz y también es la celebración del Día del Albañil, en México hay una gran tradición en torno a ese día, se les hace mole o da de comer pollo y hasta se les invita una cervecita.

Es un día religioso ciertamente, pero también para ellos es de festejo. La algarabía se presenta en cada obra y muestra de ella son los listones y los papeles de china que envuelven las cruces.

Se tiene conocimiento que la celebración del Día del Albañil tiene como contexto que los agricultores comenzaron a rezarle a la Santa Cruz para que tuvieran una buena cosecha. En tanto, la petición de los albañiles a la Santa Cruz está relacionada con petición con el hecho de que no sufran accidentes o caídas en el trabajo.

Así es que este tres de mayo no olvide dar gracias y sobre todo festejar a lo grande a los albañiles, que día a día soportan jornadas de trabajo extenuantes, en temperaturas que superan los 42 o 43 grados para poder tener un techo o un cuarto donde vivir.